NATURALEZA O PROGRESO?

marzo 16, 2009

Este ensayo fue escrito en el año 2003como un anexo para el libro sobre la historia económica de Montero, Santa Cruz, Bolivia 1

Cualquier teatro, escuela, parroquia, ayuntamiento o centro deportivo de cualquier pueblito o ciudadela en cualquier país de la Comunidad Europea (de los ’80 del siglo pasado), tiene sus salas cubiertas con machimbre de madera tropical. Sus parques y bosques tienen árboles semimilenarios o por lo menos centenarios. En general, no se puede talar ni un sólo árbol de más de 10-40 años, sin permiso expreso del municipio o del estado.

Por otro lado, era tal la oferta en madera dura importada a Europa que los Verdes (partido ecologista) lograron imponer, primero en Alemania y luego en el Parlamento Europeo, una ley que prohibía la importación indiscriminada de madera de especies tropicales; para así evitar la destrucción irrefrenable de los bosques tropicales –dirigida por empresarios de esos países– cegados por su afán de lucro.

Esto no le sirvió de nada al hoy llamado Norte Integrado (de bosque tropical a –tras ser oportunamente renombrado zona agraria– llano semidesértico de baja biodiversidad) que tras 30 años de deforestación total (para cualquier estudiante de biología, Okinawa es una zona semidesértica), en algunas zonas no tienen los campesinos ni suficiente motacú pa’ techar sus taperas, ni hablar de madera con calidad técnica realmente adecuada para la carpintería y construcción. La madera de primera calidad, si la hay en Santa Cruz o Montero, legalmente talada, es más cara que en Europa y no está ni bien cepillada o no tiene sobremedida para hacerlo (e. g. 30 mm para cepillar a 25 mm).

Visiten algún teatro, municipio, escuela o parroquia del Norte Integrado, que han exportado tantos cientos de miles de metros cúbicos de fina madera como la de ajunao, amarillo, cedro, quebracuña, jacarandá, jichituriqui, mara, morao, mururé, picana negra, tajibo amarillo y morao, tejeyeque, tarara, etc y busquen un par de pisos o techos de machimbre o simplemente una buena calidad de muebles. Así quizá entenderán mis críticas a la pura razón de exportar2 lo que nunca más tendremos.

Por lo tanto, no puedo estar de acuerdo con el regocijo de que en Europa o en Norteamérica se engorden suinos y vacunos con (exempli gratia:) torta de soya, si en la zona donde la siembran no hay un arroyo con almejas y seboros, bogas, bentones y otras especies tropicales antaño omnipresentes en cabeceras de ríos, debido al uso inadecuado y excesivo de fungicidas, insecticidas, herbicidas3 y la destrucción directa (e. g. laguna La Pistola) e indirecta de sus biotopos. Ni hablar del envenenamiento expreso de pozas o curichis con fosforados para librarse de pimpines y otros pájaros granívoros que frecuentan los arrozales y medran quizá en un 5 % su cosecha4.

Ni puedo estarlo con que se celebre la producción de un par de millones de quintales de azúcar por ingenio, aún cuando tengan dizque aprobación del famoso Estudio de Impacto Ambiental boliviano, si aún se sigue tumbando monte virgen (si es que se puede llamar así a bosques sin árboles maderables, ya exportados) para sembrar cañas y pastos, con su consecuente y estúpida quema anual, que conlleva a la destrucción paulatina por el fuego de las pocas franjas de monte o rompe vientos que los bordean y a la larga también las de los ríos y riachuelos, que se dejan por la pantalla de lo “ecológico”. Bajo leyes europeas estarían ambos –nuestros Ingenios con sus instalaciones paradas y sus cañeros (muchos quizá pseudoprotectores de reservas forestales avasalladas)– pagando indemnizaciones enormes por daños al sistema ecológico.

Si muchos de esos expertos pirómanos supieran que en los bosques tropicales y subtropicales, formarse una capa de UN CENTÍMETRO de humus con toda su biodiversidad requiere casi UN SIGLO, no quemarían en un par de horas CINCO SIGLOS irrecuperables de evolución (la capa de 5 ó 10 cm de los 30 cm de tierra fértil que cubre el arenal común en la zona) para sembrar gramíneas y oleaginosas, y UNA DÉCADA después tratar erradamente de reforestar con mirtáceas como el eucalipto, para reducir aún más el nivel freático de esa zona semidesértica. Como si no hubiese docenas de especies nativas adecuadas para ese fin.

Mis respetos a tales ID…(Ingenieros Desertizadores), saben hacer su trabajo hasta con apoyo internacional!

En Europa no se hace un chaqueo (o sea, con fuego) desde por lo menos 500 años. La quema de bosque o prado se considera allá un daño ecológico y económico enorme. Aquí se quejan recién cuando la humareda irrita los ojos y vías respiratorias de los citadinos, y tan sólo por eso….

Parece ser que muchos colonos, cuando se asientan en un territorio, consideran los bosques como un obstáculo para el cultivo, y tratan de acabar con ellos lo antes posible. El resto de los árboles y especies “no maderables” es (es aún y será!) arrastrado a “cordones” y/o simplemente quemado5 como basura, para obtener así una superficie ecológicamente destruida pero “apta para la agricultura”. Y así sembrar algunas gramíneas u oleaginosas por un máximo de 2-10 años de producción en el área de cultivo.

Esta actitud favorece una explotación maderera y de suelos que puede describirse como “talar, crear desierto y marcharse“, que persiste en colonos de toda procedencia. Tierras sujetas a una alta erosión que son abandonadas para seguir la depredación forestal en pos de una producción agrícola no autosostenible. Algunos biólogos aseguran que la forma de aplicación de fertilizantes químicos no está adecuada a las condiciones existentes en suelos del trópico, pues fueron en su mayor parte desarrollados para zonas del hemisferio Norte con precipitaciones pluviales específicas.

La agricultura itinerante de tala y quema, muy practicada por los pequeños agricultores de las regiones tropicales, fue la responsable del 45% de la deforestación en África y Asia durante la década de 1980.6

Se debe considerar la implementación de una gestión forestal sostenible. Ésta cubre todo el espectro de los objetivos relacionados con el bosque, desde su conservación hasta su explotación, y suele incluir objetivos múltiples, fuera de conservar la diversidad biológica y utilizar una biodiversidad sostenible a largo plazo. Entre ellos pueden contarse el aprovechamiento de madera, la recolección de frutos, rizomas y plantas medicinales, uso de los recursos genéticos (en selección vegetal y biotecnología, como lo hace Costa Rica desde una década atrás), la caza y protección de animales, la conservación del suelo y el agua, la conservación de la biodiversidad y los fines recreativos y paisajísticos. Además, la gestión sostenible de los bosques (además de la silvicultura) supone equilibrar las necesidades de hoy en día con las de las generaciones futuras. O sea, se cubran los objetivos relacionados con el paisaje, el uso recreativo y sobre todo su función como protector del suelo (formador de humus), ríos y lagos, y como factor determinante del clima de toda una región.

Hoy con ayuda de GPS7 y fotografías satelitales se buscan y determinan los últimos curichis de la cuenca del Río Grande para lotearlos, drenarlos y destruirlos para sembrar soya, arroz o maíz. La destrucción de esos humedales tiene un efecto nefasto sobre el clima de la región. Esos pseudolatifundistas ávidos de riqueza, que venderán a (400–1000) US$/ha, deberían considerar que una simple orquídea típica de ese biotopo (vanilla planifolia), cultivada en mayor escala, produce a partir de los 4 años vainas con un rendimiento de 80.000 US$/hectárea. Fuera de las zonas productoras de la vaina8 en Centroamérica y México, en el resto de los países productores (islas Bourbon, Pequeñas Antillas, Madagascar, Polinesia, India y países de África ecuatorial) se poliniza a mano, flor por flor9.

Queridos deserticultores: Es preferible obtener máximo 500 US$/ha por algún grano cultivado a punta de insecticidas y herbicidas, y de las alzas y bajas del mercado?. Y seguir consumiendo como próspero agricultor “extracto de vainilla”10 artificial?11

El gobierno o la prefectura12 debe prohibir la destrucción de los humedales que quedan y fomentar el cultivo del vainillón (vainilla de castilla).

En Europa y quizá también en New York se puede comprar castaña sudamericana de primera calidad, a menos de 4 US$/kg (con cáscara). En Santa Cruz no se consigue ni por 10 reales nada parecido, tan sólo la calidad no exportable, o sea: nueces pequeñas, rancias, chías, llenas de bichos y moho, o si peladas, simplemente nueces o trozos finamente enmohecidos, que no se acepta como calidad de exportación, ni para obtener aceite. En otras palabras, basura a la que está acostumbrado el consumidor de un país considerado uno de los pocos productores de castaña en el mercado internacional. Si quieren comer nuez de cajú o la castaña sudamericana, tienen que ir a Europa a comprar nueces aptas para el consumo humano, o a cosecharlas directamente en Pando y parte de Beni.

Porqué en Alemania se consigue aceite comestible de castaña o de palta y aquí no? ….No quiero escuchar la “buena noticia” de que a New York ya se exporten tales productos….

Que de algo valga aquí el suspicaz dicho alemán del siglo pasado:

Alemán, come bananas alemanas!!

Como un ejemplo más de mi inconstancia conservacionista (Carolus in cunctis13) en contra de la irracionalidad, inserto aquí fragmentos de un artículo en pro de la palmera de cusi (destruido por especialistas de redacción, publicado semirecortado y “reestructurado” en el Diario Mayor), que pueden dar alguna pauta de lo que no se debería hacer.

Sobre nuestras palmeras, que mueren en pie y en silencio14

Por “perjudicar”!!! esos pastizales se eliminará el cusi de 63.000 ha (630 km² = equivalente a una franja de 13 km de ancho entre Santa Cruz y Montero) con un herbicida “selectivo” (Togar DT, valga aquí la propaganda…)

Si después de la destrucción de más del 50 % de bosques del Dpto. en menos de 10 años por chaqueo, incendios, explotación forestal y “obtención de zonas ganaderas y agrícolas” por medios mecanizados se suma la destrucción de las restantes palmeras y demás árboles en pampas en parte “creadas” por el hombre con los más simples fines lucrativos inmediatos, sin considerar la repercusión a largo plazo en el ambiente y clima –ante el silencio de municipios, prefecturas, organizaciones, entidades y profesionales– me pregunto:

––Que diferencia hay entre colonos “avasalladores” en el Chore, Terebinto, La Moneda, etc y un puñado de ganaderos15 sin escrúpulos decididos a tener pampa limpia como la puna altiplánica??

––Pues 500 cabezas de cerriles parasitados por persona, el apoyo de Asociaciones con la venia de “Profesionales Agrónomos y Veterinarios”16 y alguna empresa importadora del herbicida (pingües ganancias de por medio).

Ha pasado mucho tiempo desde tal publicación y parece que los únicos que complican su futuro, son las poblaciones que viven desde hace siglos de los productos del cusi. Si alguno de los lectores desea apoyar esa difícil tarea, les recomiendo una substancia más efectiva, que hasta quizá reciban gratuitamente por ciertos canales militares estadounidenses: Agent Orange!

Una vez aplicado no crecerá maleza, bejuco, arbusto o palmera que perjudique el engorde de sus vaquillitas con la gramínea foránea que decidan sembrar como lindo y verde supermonocultivo. En suma, lograrán un ejemplo más del grado nulo de biodiversidad tras la explotación (masiva y sin planificación alguna) y destrucción de recursos naturales, renovables en parte quizá tan sólo luego de centurias.

El “proyecto” de AGAGUA parece ser simple: se aplican en la zona toneladas del herbicida, tras unas semanas cusis, casicusis y cualquier especie vegetal frondosa o no grata están secos y en la próxima quema de pastizales desaparecen del paisaje las especies que mantienen la humedad del ya inestable ecosistema de esos predios rústicos. Todo sin un hachazo, tan sólo un par de fósforos!! En suelos con características de degradación y erosión pluvial alta como es la zona en cuestión, “proyectos” de ese tipo son un riesgo a largo (o quizá corto) plazo para asentamientos humanos autosostenibles sin ayuda técnica y financiera internacional (Guarayos será el Chaco ganadero de los próximos 10-20 años)

Bolivia es, a nivel mundial, un “buen” ejemplo en la destrucción de bosques (http://eospso.gsfc.nasa.gov; http://visibleearth.nasa.gov)

Hoy y en cualquier rincón de nuestros lares, ya casi no impresiona a nadie ver cómo la biodiversidad de siglos se convierte en cenizas en un par de horas! Peor aún, muchos están convencidos que es un bien necesario.

El monte es considerado basura, amontonado en cordones y quemado como tal.

Las especies aisladas como las palmeras y un par de árboles (dejados de lado en la tala rasa), que resisten la quemazón durante décadas, tampoco son eternos y no hacen un bosque, son sólo testigos pasajeros de la hecatombe “camba” en pos de la monocultura vegetal y animal. Algunas especies, sin la competencia de otras en el nuevo “biotopo” creado por el hombre – mientras las condiciones climáticas no cambien (quizá menos de una generación humana)– tienen la posibilidad de multiplicarse y convertirse en una “plaga” para los fines del desertizador. De otro modo, si cambian las condiciones favorables, sea factor climático, erosión y/o nivel freático; no hay posibilidad de reforestar tan fácilmente una zona degradada (si posible, hay que contar con mucho más de 50 años), peor lograr que sobrevivan muchas especies antes nativas de ese suelo. Resultado aceptado por todos: Suelos pa` ganaderos, siempre y cuando críen camellos…

Ejemplo clave: Sta. Rosa – Las Piedras tras 3 décadas de uso agropecuario, hoy apta para estancias ganaderas!

La colonia menonita Las Piedras es un ejemplo clásico de la degradación total del suelo en menos de 30 años, donde ninguna facultad de agronomía o entidad gubernamental asesoró y controló el uso adecuado del suelo.

Cuándo llegará el día que se considere que cualquier biotopo seminatural o “semivirgen”(qué hay virgen en este mundo, que no tratemos de conquistar y/o destruir?) tiene un valor incalculable para generaciones posteriores y que el valor intrínseco de una hectárea de monte es por lo menos 1000 veces mayor que los 40.-US$ o uno o dos fanegas de cereal que cobran algunos latifundistas o colonos por ceder a otros el derecho cristiano de arrasar la biodiversidad que siglos evolucionó sobre ese suelo, para sólo sembrar por un par de años alguna gramínea o leguminosa. Vender algunas orquídeas, palmeras u otras plantas ornamentales de esa hectárea podría ser un mejor negocio.

Luego…qué queda? Pastizales quemados año tras año, con ganado flaco y sediento buscando un poco de sombra y agua en quebradas y lechos generalmente secos y destruidos por la erosión de las violentas inundaciones estacionales. Constantes pedidos de ayuda (entre ellos exigencias de ganaderos) a la comunidad internacional para diques y perforaciones en busca de acuíferos profundos. Engañosos paliativos de reforestación con especies de poco valor ecológico y forestal (serebó y eucalipto)

Viviremos el día que Guarayos y parte de la cuenca del río Grande sea una estepa con unos plantíos de eucalipto? Y llenos de cabras o camellos? Algún aceite de palmera se importará de Costa Rica. Oh, sí…el poder es vuestro, ganaderos, cañeros y soyeros! Alabados sean los mecenas de lo desértico!

Se imaginan viajar de Sta. Cruz a Montero y no ver hasta el horizonte (6,5 km) a ambos lados del camino un solo motacú o totaí!? Una hermosa pampa artificial o aberración ecológica de un país subdesarrollado, decidido a crear su propio desierto?17

Eliminen los ñandús (rhea americana), pues ellos también le quitan habitat a cruces de bos taurus e indicus)! El DDT sería un método silencioso…

Siguiendo el mismo esquema puedo proponer un mejor proyecto pa`l trópico boliviano: Criar cabras e importar camellos para reemplazar bovinos, así no habrá problemas de adaptación cuando esta zona sea una estepa semejante a la que bordea el Sahara o la hermosa tierra desnuda del Noreste Brasilero.

Basta ya de que en nombre del progreso de unos cuantos, prosiga la explotación desmesurada de la naturaleza18, efectuada en estas tierras desde hace más de 30 años, logrado en parte gracias al silencio y/o apoyo de una recua de terratenientes, funcionarios, ingenieros y técnicos agrónomos, forestales, etc, etc. de todo tinte político que se consideran querendones de este trópico!

Me atrevo a afirmar que las perdices (fonfón, chepí, moradita y choca o colorada) están en vías de extinción, no sólo debido a su caza indiscriminada sin veda alguna, sino por la quemazón continua de su hábitat y el monocultivo de pastos para el ganado. Todo cordón o hilera de arbustos y bejucos a lo largo de los alambrados y carreteras es cortado y/o quemado sin considerar que ese es el único refugio y fuente de alimento de gallináceas y pájaros diversos.

El bosque existente de la zona está distribuido y disperso en algunos establecimientos, mantenidos algunos casi en estado virginal, en parte gracias a la protección de alguno de sus propietarios, cuya visión (o casualidad) ecologista existió mucho antes de que se escriba acá sobre destrucción ambiental. Todo municipio debería mantener bajo su control una parte de la superficie como bosque (sea como manejo forestal, zona de protección o reserva para agua potable en el futuro, o simplemente como área de esparcimiento, recreación y aprendizaje –senderos ecológicos– de sus habitantes).

En Europa se aprende a reconocer (y respetar!) en los parques y bosques la mayoría de sus especies vegetales y animales19.

Si en algunos Estados del Brasil las cortinas naturales están bajo la potestad del Estado, permitiendo crédito estatal sólo a los agricultores y ganaderos que crean y conservan esas zonas verdes; sería éste un ejemplo para que algún día se frene así la erosión eólica de ciertas zonas del departamento, además de la desertización de la zona. Así como los diques de contención del SEARPI están a cargo del Municipio, también podrían estarlo (inclusive en haciendas de personas particulares u orilleando canales de desagüe pluvial) cinturones o islas de árboles, bejucos y arbustos nativos alimentando, protegiendo y cobijando ciertas especies animales en vías de extinción. Claro que esto significa que en esas zonas debe haber una prohibición total de la quema o uso de esas áreas y la caza de animales silvestres de esos microhábitats (además de una interacción diferente de nuestros habitantes con la naturaleza)

Si una urina o un taitetú domesticados andan sueltos o perdidos en las calles de un pueblo, nadie se pregunta por qué razón está un animal tan manso lejos de todo monte o pampa. Peor aún, gran parte de nuestros congéneres cristianos los considerarán como siempre fueron, carne salvaje con cuero y pelos que hay que matar (cazar), aunque sea a palazos. Esa mentalidad troglodita debe cambiarse algún día, pero es la existente inclusive entre las más reconocidas familias de nuestros pueblos20. Con semejante desconocimiento, qué se puede esperar de su actuar en la naturaleza?

Consideremos como ejemplo los ingredientes de un par de platos típicos. La carne de jochi (pintao o colorao), taitetú, puerco de tropa, anta, guazo, urina, perdiz, putirí y pava es un (futuro o actual?) lujo para los paladares de muchos. El palmito de motacú tiene que ser traído desde más de 30 km (Caimanes y orillas del río Grande) o es extraído en menor escala de motacuces jóvenes de zonas cercanas por algunos viejos montaraces (que se quejan del reducido número restante) y eso ya es una señal de alarma (no será mejor irse acostumbrando al palmito enlatado del Beni o Chapare?) Si preferimos los frescos de motacuces de 10 años de edad, deberíamos ya sembrarlos en bajíos y orillas de ríos cercanos para la pitanza de la próxima década. (mejor si plantado con marayaú, como protección natural a la erosión por las riadas)

En muchos países industriales existe mayor diversidad animal en parques y bosques gracias al trabajo conjunto de asociaciones medioambientales y clubes homólogos que reinsertan especies extintas de ese medio ambiente.

Los clubes de caza y pesca del Oriente deberían ya cambiar el ante como animal simbólico preferido de sus logos y de sus cacerías21. Aún cuando muchos afirmen lo contrario, es un animal en vías de extinción en todo el norte cruceño. Tomen ejemplo de los clubes de otros países, que en conjunto con organismos verdes o proecológicos reinsertan o fomentan la proliferación de especies para su posterior caza o pesca. Llámenme22 cuando se decidan a hacerlo (no lo escribo sólo por la caza o pesca o degustación del botín, sino para participar en programas de protección de perdices, pavas, pecarís y otros bichos de exquisita carne).

Es tiempo ya que en los clubes de caza y pesca no sólo se reúnan para festejar o programar nuevas excursiones, sino que traten de crear y dirigir proyectos en conjunto con otras organizaciones y el municipio para crear o recuperar áreas verdes donde sin estorbo humano se reproduzcan, cobijen y alimenten perdices, putirís, jochis, tatús, corechis y tapitís, además de infinidad de pájaros, loros y otras aves y animales antes comunes de “nuestras” pampas, pozas y montes.

Las calles y avenidas no deben ser arborizadas o adornadas con especies foráneas [algodonillo, chapeo, paichachí(tóxico) y lluvia de oro23] y sin valor alguno para la supervivencia de insectos útiles (abejas eusociales y solitarias nativas), pájaros y otras aves de nuestro medio.

Pese a la firme creencia de muchos “pseudoletraos” y “viajadores”, recalco aquí (con tinta negra!) que en Europa (aún en países altamente industrializados como Alemania) existen ciudades y zonas con mayor diversidad vegetal y animal que en las nuestras (visitar Okinawa, San Julián y otros hermosos pueblos cruceños). Berlín tiene un bosque de cientos de hectáreas. Repito: la mayoría de esas ciudades y pueblos están rodeadas de bosques y sus habitantes saben que el bosque es vida y no sólo representa leña y lugares tenebrosos donde se pierden Hänsel y Gretel o acecha el lobo a Caperucita. El día que reconozcamos esa importancia, dejaremos de ser pueblos subdesarrollados y de creer en cuentos europeos.

El tiempo responderá si, en nombre del progreso, valió la pena destruir
60-80 años de formación boscosa seminatural (varias docenas de hectáreas), donde vivían –tan sólo como ejemplo, entre muchas otras especies animales– varias familias de mis primos (monos saimirí y hosco), para dar lugar al Parque Industrial de Montero.

Todo se hizo tal como estamos acostumbrados a hacer del monte desde hace décadas: arrasarlo y quemarlo como basura! A nadie se le ocurrió transplantar ciertas especies vegetales (e.g. chirimoyo silvestre, mururé, palmeras, etc) a alguna avenida o calle del pueblo, menos dejar en pie más de uno de los hermosos higuerones. Lenguas escépticas comentan que se dejó para sombra un toborochi como única especie en el potrero municipal de la próxima década…

Los antiguos romanos, en este Oriente hoy dirían:

silva semper fecit cinis! (el monte siempre hizo cenizas!)

La habilitación del PIM debe seguir estrictamente las normas internacionales de seguridad industrial (zonas de seguridad y equipamiento correctas?) y de protección al medioambiente, en especial la protección de acuíferos de cualquier profundidad (con una planta depuradora, no lagunas para ranas intoxicadas). En suma, considerar plenamente un estudio de impacto ambiental. Si no, en un par de años tendremos un jarubichi24 mucho más tóxico (como el que fluye en los canales a lo largo de la circunvalación), debido a la cantidad de substancias y elementos contaminantes (aceites y grasas minerales usados, ácidos de procesos de cromado y otros procesos químicos, diesel, cromatos y otras sales de procesos de curtiembre, otros metales pesados como el plomo de alguna empresa acondicionadora de baterías, herbicidas e insecticidas, etc.) fluyendo hacia el Piraí por canales sin signos de vida animal (y vegetal) tras lagunas de oxidación sin función alguna (el tratamiento biológico limitado de éstas evitaría sólo una eutrofización de los ríos por las aguas “depuradas”) El impacto de los vertidos industriales depende no sólo de sus características comunes, como la demanda bioquímica de oxígeno, sino también de su contenido en sustancias orgánicas e inorgánicas específicas.

Recalco: se necesita considerar la construcción de una planta depuradora para el PIM. O se seguirán los pasos del parque industrial de Warnes…

La Prefectura del Dpto. y su Unidad de Recursos Naturales (hasta hoy silenciosa e inobservante, quizá incapaz?) debe tomar una posición rápida, clara y precisa, hoy y en el futuro, ante decisiones ecológicamente catastróficas25, maquinadas por personas con mentalidad antediluviana (…después de mí, el diluvio…!), que no entienden aún un poquingo la interacción simbiótica del suelo, fauna y flora y la acción de los elementos en la naturaleza.

Parece ser que en la existencia de muchos homo insapiens insapiens el único aporte (bio)ecológico para estas tierras, taladas y reducidas a cenizas año tras año, se hará cuando crezca pasto sobre ellos.

Astérix, Obélix y el resto de los galos de Goscinny y Uderzo comentarían de nosotros:

Están locos estos cambas!26

Carlos E. Bähren

Montero (pueblo de una futura zona semidesértica del Oriente)

Acepto sugerencias, comentarios y críticas de toda índole en las casillas de correo: cebaehren@gmail.com; cebaehren@gmx.de; tmo@cotas.com.bo

1 Aún cuando este anexo sea en parte incoherente y ofensivo, no contenga términos o descripciones exactas, parezca lleno de errores ortográficos y tenga un tinte apocalíptico, espero que el lector lo suficiente crítico sepa leer entre líneas mi mensaje –al estilo de Casandra en Troya– en pro de la biodiversidad y con fines protectores de la naturaleza, que sobrevive entre tala y quema; y no sienta el lambetazo oprobioso de mi lengua bífida.

2 Hago alusión a la exportación de machimbre a New York, celebrada hace poco más de año y medio con bombos y platillos en el noticiero de un canal de TV por C. Llobet y su colega.

3 En un estudio patrocinado por el gobierno alemán se demostró que el daño al medio ambiente (tierra, agua, aire y sus cohabitantes útiles) por el uso de biocidas y ciertos fertilizantes químicos es 3 veces mayor que el logrado sin la acción de ellos.

4 Roedores, insectos y moho destruyen un (20-40) % de la cosecha en los depósitos. A muchos productores, por lo tanto, ya no le atañen esos porcentajes.

5 Por ejemplares del HOMO BOLIVIENSIS, alimaña que debió haberse extinguido quemando su biotopo hace 12.000 años en la transición del pleistoceno al holoceno.

6 Enciclopedia® Micro$oft® Encarta 2001. ©1993-2000 Micro$oft Co.

7 Global positioning system (sistema de posicionamiento global)

8 la especia más cara del mundo después del azafrán es la vainilla (200-300) US$/kg

9 En Centro y Sud América, de donde es oriunda, es polinizado por abejas de los grupos Euglossini (abejas de las orquídeas) y Meliponinae (abejas melíferas tropicales, eusociales y sin aguijón) de la familia Apidae

10 Vanilina made in Germany (Bayer y BASF) mezclado con colorante y azúcar, etiquetado como extracto natural. Muy apetecido por gourmets ignorantes.

11 Si ya construyó su morada, tuvo descendencia, escribió su libro, plantó un árbol (pero taló miles o millones de ellos) y mantiene a algunas amantes, debería probar –antes de envejecer más de lo debido– el aroma indescriptible de la vainilla natural en tortas, postres, yogurt y helados. Algunos lo consideran un afrodisíaco estupendo.

12 El INRA como organismo principal gubernamental e independiente, no debe ceder título alguno de curichis y otros humedales a loteadores y “ganancieros”, y pasarlos a la administración y protección de la prefectura, para su aprovechamiento por alguna ONG con fines ecológicos o de estudio para bancos genéticos.

13 Del latín Petrus in cunctis = Hans-stich-in-allem, Pedro en todo.

14 En un artículo de El Deber 7/11/02-A9 se informó que el Dpto. de Veterinaria de AGAGUA con el apoyo de agrónomos!! presentaron un PROYECTO!! para eliminar “selectivamente” la palmera cusi, “porque absorbe la humedad del pasto”!!! necesaria pa`l gana`o.

15 Léase también: loteadores o “deserticultores”.

16 Si dudan de mis términos, favor leer artículo El Deber 7/11/02-A9.

17 Los municipios deben crear una ley que evite que un loteo signifique entregar pampa limpia como terreno a urbanizar. Un lote debe valer más por las especies de árboles que contiene, que por lo limpio que lo pueden dejar las orugas. Ejemplo típico: Las tierras urbanizadas al suroeste y noroeste de Montero: Monte o barbecho de 30-60 años fue talado tal como lo exige la costumbre. Y fue transmitido “en vivo y directo” el momento que talaban jororis de 70 cm de diámetro, sin comentario alguno de los reporteros del canal de televisión! Hora de pensar y actuar!

18 No puede ser posible que en época que los peces remontan los ríos para desovar, se aplique una explotación libre a lo largo de ríos como el Río Grande; donde se cargan a camiones toneladas de pescado para su venta en las ciudades, sin un mínimo aporte a algún organismo que lo invierta en una estación para cría de alevines. No se puede hablar de fuente renovable un medio de donde sólo se explotan especies sin consideración alguna. Tomemos ejemplo de lo que está pasando con el sábalo del río Pilcomayo.

19 Pese a haber deambulado (en mis años mozos) como cazador y pescador por muchos montes de la zona no conozco aún de la fauna y flora oriental tanto como de la europea. Lo más triste es que conozco más especies tropicales por su madera que por su corteza, follaje, flor, fruto o uso medicinal.

20 “Grandes depredadores” de Montero y resto del Oriente creen aún firmemente en cuentos de víboras succionadoras o con piojos malignos, lo mortal de la “picadura” de la víbora cuc (una simple cigarra con cuerpo parecido a la cabeza de un ofidio), temen la ferocidad “cazahombres” de pumas y otros gatillos salvajes y no creen que los cérvidos cambian cada año su cornamenta (a pesar de que han cazao cientos de ellos).

21 Por si algunos no se percataron, cazar jaguares (tigre americano) no hace macho a nadie, peor probar su carne. Algo por el estilo vale para los que buscan el hueso del pene del tejón. Un consejo de P. Leoncio: déjenlos vivos… y usen viagra.

22 3346266 77644057

23 Por si interesa: Hibiscus tiliaceus, Terminalia catappa, Thevetia peruviana y ???)

24 Palabra chiquitana, residuo líquido de la producción del azúcar o alcohol.

25 Cito el caso de la laguna La Pistola. No debería la Prefectura, como representante del poder ejecutivo en el departamento, sin contemplación alguna, hacer cerrar el canal de desagüe y esperar nuevamente la acción de la Naturaleza? Si sus nuevas orillas ya están sembradas de soya, qué negociado hay aquí? Quiénes se dejan comprar por los dividendos de áreas (ya no lacustres) que deberían estar bajo potestad del municipio o gobierno? Y no ser creadas o destruidas por un terrateniente ávido de hectáreas para sembrar soya. Dad al César lo que…, y devolved a la laguna lo que es de ella!
Sino, deserticultores, consigan apoyo internacional (ONG) para hacer lo mismo con todas las lagunas (la laguna Suárez por ejemplo) y curichis del país! Pues –con la venia del gobierno– parece estar permitido cualquier acto aberrante en este país, mientras se retribuya la impasibilidad ante los hechos.

26 Sie spinnen, diese Römer! (deutsch)


Idealismo o lavado de cerebro

junio 23, 2008

Matar un idealista por defender tus ideales no es defender un ideal, es matar un idealista!   —cebaehren
Lo ideal es que no hayan ideales, así no tenemos idealismos ni idealistas.
Sin idealistas quizá hubiera menos muertes.
El resto que no tiene ideales es mercenario o cumple su servicio militar obligatorio o tiene mayor instinto de supervivencia.
continuará

Tags:


Paisaje acústico de un barrio

febrero 29, 2008

Parece un mundo de sosiego, como aquel donde se escucha el canto de una joven de risueña voz cantando algunas canciones autóctonas, acompañada tan sólo con guitarra y flauta. Por otro lado y a la vez es el acábose. Daré dos ejemplos que coexisten y en el que estoy inmerso.

Despierto a veces al escuchar el canto de un chopochoro al despuntar el alba o un tiluchi que gorjea a las 4:30, para con el amanecer cantar como siempre lo escuchamos tras un aguacero o espantaflojos. El mundo parece estar en orden.

En la madrugada y cuando es época de apareamiento o en las tardes lluviosas en algún mango viejo no faltan los inigualables requiebros y rimas del jichi tarumá. Temprano en los fines de semana, cuando todo parece apacible, escucho el arrullar de las palomas que empollan bajo el alero del techo del vecino del frente. A mediodía, el trinar agudo de la minúscula chichurira o el trino altisonante de los chopochoros en los totaíses. A fines de junio se oye al cuyabo solitario con su llamada ilocalizable entre la media noche y la alborada. Durante el día a veces escucho una pequeña bandada de tordos pasar con sus agudos requiebros de grupo. Unos tarechis bulliciosos sobrevuelan la zona y se asientan en los altos mangos que usan los pechoblanco entre diciembre y enero, aves numerosas pero silenciosas. Alguna tarde. el chillido de un pechoamarillo.

No lo he precisado, pero cada uno de ellos es característico de una época del año. Con mi vejez daré cuenta exacta.

Como para no quedarse atrás ante tanto sonido agradable de la naturaleza, el hombre civilizado ha desarrollado sus propios sonidos y algarabía típica a cada barrio, llegando hoy al estruendo inaguantable y típico de una ciudad que se precia de ser tolerante…

“DIía…eerr” se escucha temprano y de modo asintótico un vendedor de periódicos El Nuevo Día y El Deber! La simplificación del mensaje del canillita. Y cada uno de ellos, camba o colla, tiene su consigna diferente. Noticias provincianas de periódicos citadinos tan malos como necesarios para quien quiere conocer lo que pasa en este pueblo infernal.

A eso de las 9:00 a. m. el clamor de la vendedora de gelatina y tujuré: “Tujuré con lecheee!”
La vendedora de somó no parece tener ganas de gritar para vender su producto. Sólo se escucha el batir del recipiente con el cucharón antes de venderlo por jarras.

A las 3:00 p. m. pasan los muchachos vendedores de tamales con sus diferentes falsetes, seguidos por el ulular del rosquillero, que está cambiando de voz.

Y por las tardes la voz inconfundible del tablillero: “Tabliiiillas de leeeche y maníiiii!”

A veces pasa una revendedora de horneados finos de Portachuelo saludando y exortándome en voz baja: “Caballeeroo? Cómpreme bizcochuelos, chimas, roscas!”

A horas inciertas suena el rápido do-re-mi de una flauta de pan pequeña y simplificada que sopla el afilador callejero buscando en el barrio clientes con cuchilos y tijeras romas.

Algunos sábados me despierta el mugido electrónico de vacas ante mi ventana, repetido hasta lo desesperante de un vendedor moderno de leche y yogurt.

A toda hora, tarde y mañana se escucha el grito lastimero y a todo volumen amplificado con demasiadas frecuencias altas por megáfonos: “cóoompre manzaaana, naraaanja, sandíaaa” “Manzana, manzana, uvas, duraznos!”
A veces vienen de dos puntos diferentes con sus consignas de venta que cuando parecen estereosónicas amargan la tranquilidad que se les depara a los sensibles de tímpano.

Un par de veces por semana pasa el comprador de baterías en tricicleta buscando plomo para reciclar. Megáfono a todo volumen: “Compro batería vieeejaaaaaaaa!”

El más insistente es el comprador de bicicletas, televisores, cocinas lavarropas y otros enseres usados o en mal estado. Lo escucho gritar al megáfono 4-5 cuadras antes. Y viene a pie gritando en mal español su consigna cada 15 pasos. Yo cierro puertas y ventanas.

Los fines de semana, la bocina de aire del vendedor de helados, que considera que debe sonar lo suficiente para que a todo niño se le haga agua la boca por hielo azucarado con colorante.

Un niño de papá tiene el baúl del coche abierto, lleno de parlantes y difundiendo estridente toda la gama de distorsiones armónicas posibles de algún ritmo dizque de estos tiempos, que taladran los tímpanos de cualquiera que sabe valorar sus oídos . A cuarenta metros de distancia vibran los vidrios de mis ventanas y mi alma.
Al frente de ellos los dueños del barrio duermen aún su borrachera, que esta vez pareció ocurrir sin incidentes. De otro modo hubiera despertado en la madrugada con el griterío de otra pelea entre borrachos amigos. Nada nuevo para ellos, la amistad entre borrachos, tan mentada como efímera.

Constante y por muchos aceptado como normal, si se considera que en este país lo normal debería prohibirse y multarse, es que una tercera parte de los conductores vienen o van de anillo a anillo tocando bocina en cada esquina a cruzar. Todo depende del tipo de bocina (eléctrica, de aire, electrónica), su estilo de tocarla, su melodía, lo repetitivo in crescendo, su estridencia o la velocidad que tenga el vehículo. Ejemplos del efecto Dopler cientos de veces al día. Inclusive por las noches hasta la madrugada. El mundo en cada cruce es un peligro, por eso no bastan las luces de noche. se necesita una potente sirena o la bocina más aguda. Paso al que toca primero la bocina. El derecho del primer bocinazo en cada cruce.

Se activa a las 2:30 a.m. la alarma de mi vecino del frente. Un Domingo anterior, después de activarse como cinco veces, sonó más de 20 minutos, semejando un ultimátum rebelde de la electrónica , hasta que finalmente llegaron a desconectarla. Disculpas? Niente!

Alarmas son el alarido electrónico del bullicio de nuestros tiempos. Nos lo recuerda cada uno de los que temen perder sus vehículos estacionados frente a sus casas y por último en sus garages. Como ocurre con el vehículo de un vecino de gran trayectoria médica. Cuando después de 1 año le espeté que era hora que haga el favor al vecindario de regular su alarma, pues cada vez que estaciona o arranca el auto se activa su maldita alarma, de esas que arremeten contra el oído medio. El responde en su infinita sabiduría andina, que él sabe de regular de alarmas y además no la escucha. Flor de estúpido! Qué más me resta por hacer que alguna vez quejarme a la prefectura?. Y allí me mirarán como a un loco: Tanto lío por una alarma tan bonita!

O la sirena de los trenes a las 1:30 a.m. que quizá quiere evitar atropellar alguna vaca o algún borracho descansando sobre las vías. O simplemente está anunciando reiteradamente su llegada a (o salida de) una ciudad de bárbaros.

A las 3 – 4 a.m. arrecia el repiquetear de algún ritmo electrónico en algún cumpleaños del barrio o el desentono total de borrachos en el karaoke a cuadra y media de distancia. Nada fuera de lo común en esta parte del mundo, dizqué civilizado y hospitalicio.

Quien no despierta sobresaltado al escucharlos es porque ha nacido en ese mundo irrespetuoso por la tranquilidad ajena, está aislado su dormitorio o simplemente tiene una sordera avanzada. Parece que no soy de este mundo (citadino)

En países sub-subdesarrollados no se tiene la mínima cultura del respeto al silencio y la tranquilidad ajena. Cuánto nos falta!

Cómo envidio a veces a los sordos, por lo menos ellos duermen sin sobresaltos acústicos.


sueños

enero 17, 2008
Monólogo de Segismundo (detalles)

¿Problemas reproduciendo el archivo?, vea la Ayuda multimedia

Acto II, escena 19. Monologo de Segismundo.

Soñar despierto

diciembre 12, 2006

En el segundo párrafo del artículo América en las utopías políticas de la modernidad afirma su autor:
El hombre es el único animal que sueña.

Tras la ignorancia de miles de años, de modo paulatino en los últimos 100 años hemos llegado a entender y explicar algo de la interactividad que existe entre la radiación solar, los elementos y la naturaleza (fauna y flora) que nos rodea. Pero aún así, en casi todas las culturas (donde la religión correspondiente lo indica en sus escritos) el hombre se considera a sí mismo la cumbre de la creación. Cuán equivocados pueden estar los dioses…y nosotros!
Gracias al transpaso intergeneracional del conocimiento de culturas anteriores (por medios directos y escritos), como un logro del intelecto humano desarrollado o que evolucionó en cientos de miles de años, estamos en la capacidad de destruir -además de nuestros congéneres-toda la biota de nuestro planeta.
Espero nos demos cuenta de nuestro afán antes de que sea tarde. El calentamiento global era considerado una teoría más hace unos 20-30 años, hoy es una triste realidad.
Aunque no puedo probarlo científicamente, estoy seguro que los mamíferos y aves tienen un determinado nivel de conciencia, memoria, sentimiento e inteligencia (no todo se puede explicar con reacciones instintivas) que aún no se ha investigado.
Si los perros (según científicos alemanes) reconocen por lo menos 250 expresiones humanas (palabras) y los chimpancés tienen el entendimiento de la edad de un niño de un par de años; y pueden desarrollar amistades intergenéricas (con otros mamíferos) e inclusive interreinales (con aves y quizá otros animales), debemos reconocer que no sabemos nada de los estados de conciencia y temores de éstos. Tenemos muchísmos ejemplos de comportamiento similares entre muchas otras especies de otros géneros, generalmente observadas en cautividad. Quien sabe del grado de comprensión bilingüe de nuestros animales domésticos?

Por el sólo hecho que no se intercomunican con nosotros por medios de estructuras de lenguaje humano, no podemos asumir que otros primates e infinidad de otras especies de la vida animal con que compartimos este único planeta no tengan fases de sueño como nosotros.
Basta nombrar los desórdenes de conducta como animal doméstico, que en el caso de los perros es hasta 3 veces mayor que el de los gatos (debidos quizá a la mayor dependencia del macho alfa entre los cánidos). Referido de otro modo: nosotros mismos como sus “entrenadores y dueños” creamos dependencias y temores profundos en la psicología animal de “nuestro mejor amigo”.
Si gatos, perros y loros no nos pueden contar sus pesadillas, podemos asumir que los únicos que soñamos somos nosotros?
Por eso quiero alterar la afirmación de Edgar Montiel con una sola palabra, pensamiento válido mientras no sepamos de los planes futuros de nuestros animales domésticos o de nuestros primos, los otros primates:
El hombre* es el único animal que sueña despierto…

* y quizá también la mujer…;-)

coniubio, ergo sum!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.